Si bien la denominación de perdiguero de Burgos circunscribe la raza a una provincia determinada, cuando su dispersión geográfica históricamente ha sido mucho más amplia, el único argumento favorable parece apuntar a la mayor densidad de ejemplares presentes en dicha tierra a comienzos del siglo XX.