Víbora hocicuda (Vipera latasti): El hocico prominente, el diseño en zigzag que recorre el dorso y la práctica carencia de cola son rasgos inequívocos que identifican a la víbora de Lataste, cuyo veneno resulta especialmente tóxico. Permanece aletargada desde mediados de octubre hasta el principio de la primavera, aunque puede activarse excepcionalmente en días soleados de noviembre y diciembre.