"Esos moros de Valencia escarmentados están, / no se atreven a salir ni quieren irle a buscar, / todas sus huertas las tala, hacíales mucho mal / y esos tres años seguidos [1092-1094] el Cid los deja sin pan. / Quéjanse los de Valencia no saben lo que se harán, / porque de ninguna parte su pan podían sacar". [("Poema de Mío Cid", Pedro Salinas Serrano, 1995 (1200): 101 (72)]